InicioConócenosVisión estratégica

Visión estratégica

Conócenos

Matia Fundazioa ha definido su nueva Visión Estratégica con el fin de ofrecer una respuesta acorde a las nuevas necesidades de las personas en su proceso de envejecimiento.

Todo ello en un contexto en el que la población de más de 65 años está experimentando un crecimiento exponencial y en el que todos los estudios apuntan a la voluntad de las personas mayores de continuar en sus domicilios y entorno habitual, incluso cuando necesitan apoyo para hacerlo.

 

Uno de los cambios que se está poniendo en evidencia con más fuerza es que no se puede tratar a este colectivo como un todo homogéneo. Se trata de un grupo de personas con diferentes inquietudes, intereses y necesidades, como ocurre en la niñez, la adolescencia o la edad adulta.

Las personas mayores, como no podría ser de otra forma, quieren seguir viviendo su propia vida dentro de las posibilidades que el progresivo avance de la edad permite, ya sea en su domicilio y entorno habitual o en un centro residencial.

Modelo de atención

Desde esta nueva perspectiva, el modelo de atención a los mayores no puede abordarse exclusivamente desde una perspectiva sanitaria y se impone un modelo interdisciplinar, integral, centrado en la persona y basado en la personalización de los servicios a las personas usuarias y también a sus familiares. El eje de la atención y, por tanto, de la organización y de los procesos asistenciales, es la persona y su proyecto vital. El respeto a su dignidad, a sus derechos, a sus preferencias y la búsqueda del bienestar personal son los valores esenciales.

En Matia Fundazioa hemos interiorizado esta nueva forma de abordar la atención a las personas mayores y, como institución de referencia en la prestación de servicios sociosanitarios a este colectivo, proponemos un modelo propio, integral y diferencial, centrado en la persona y basado en la personalización de los servicios a las personas usuarias y también a sus familiares.

En Matia Fundazioa hemos comenzado ya a trabajar en la definición y generación de nuevos servicios de atención que posibiliten que las personas permanezcan en su domicilio y entorno habitual y, cuando esto no sea posible, en el desarrollo de centros alternativos que les permitan vivir como en su casa, respetando sus gustos y preferencias y promocionando su autonomía y dignidad. Se trata, en definitiva, de dar un paso más en el objetivo de abordar la vejez desde la promoción de las capacidades de las personas mayores.