InicioAsesoríaConsultoríaModelo de seguimiento de la Prestación Económica para Cuidados en el entorno y apoyo a las Personas Cuidadoras de Personas en situación de Dependencia

Modelo de seguimiento de la Prestación Económica para Cuidados en el entorno y apoyo a las Personas Cuidadoras de Personas en situación de Dependencia

El Modelo de seguimiento para los casos en los que se percibe la prestación económica para cuidados en el entorno, que se plantea, no es un análisis sobre las prestaciones y servicios, ni pretende reflexionar sobre dichas prestaciones y su desarrollo a lo largo de estos últimos años. La tendencia, bien conocida, sobre su extensión con relación a otras prestaciones y servicios a pesar de haber sido considerada como una prestación excepcional en el texto legislativo nos muestra una realidad en la que la PECEF se ha situado primera en el ranking de asignaciones del catálogo de servicios y prestaciones. Realidad en la que dicha prestación ha adquirido una dimensión no prevista.

A diferencia de otros servicios o prestaciones contemplados en los artículos 14 y 15 de la Ley 39/2006 de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en situación de Dependencia, como pueden ser los Centros Residenciales, Centros de Día, Servicio de Ayuda a Domicilio, Teleasistencia o incluso otras prestaciones económicas como pueden ser las vinculadas a un servicio (PEVS) o la de Asistente Personal (PEAP) en las que se da una participación de los servicios formales, en la Prestación económica para cuidados en el entorno (PECEF) la incidencia y la adecuación solo se puede conocer de la mano de la propia persona dependiente o de sus cuidadores.

El Modelo de seguimiento establece un procedimiento de actuación que permite intervenir, desde el inicio o acceso a las prestaciones o servicios y tras una asignación de la prestación idónea como primera fase del proceso, plantea una posterior supervisión de los casos adecuada y que garantice la calidad de los cuidados y apoyos. En su caso, cuando se identifiquen disfunciones o desajustes, un replanteamiento y análisis de alternativas para la provisión de apoyos complementarios o alternativos que garanticen una adecuada atención.

Por lo tanto el planteamiento que se hace propone un alcance más allá de la estricta acción de seguimiento sobre una situación ya establecida e incorpora el proceso en su conjunto. En la aplicación del Modelo se deberá tener siempre presente que el objetivo de la supervisión es garantizar que la atención se presta efectivamente con la intensidad suficiente y que la calidad de la atención es adecuada. También que las personas cuidadoras ejercen su rol en condiciones adecuadas. Así como que el entorno y el contexto en el que se realizan los cuidados y la vida ofrecen la suficiente seguridad.

Se analizara para ello el proceso en su conjunto, desde la entrada al sistema y su evolución posterior, para llegar a plantear en cada fase del proceso que tipo de intervención conviene desarrollar. Sera necesario el conocimiento suficiente del caso en una primera fase, también facilitar la información y orientación oportuna en un inicio, realizar las visitas o contactos de seguimiento con sus frecuencias correspondientes en una fase posterior, analizando su evolución y, en función de ésta, el grado de idoneidad de la prestación.

Se basa el Modelo que se presenta en la experiencia piloto impulsada y financiada por la Diputación Foral de Gipuzkoa con la colaboración de los Ayuntamientos de Irun y Arrasate y que se ha desarrollado entre julio de 2014 y febrero de 2015.

Proyecto en el que se ha trabajado con una muestra de 320 casos, 215 en Irun y 105 en Arrasate, perceptores de la PECEF y además sin servicios formales complementarios, con antigüedad en la prestación previa al año 2012 y con dictamen de dependencia grado II y III.

Se han incluido en la muestra un 65% de los casos que reunían estos criterios, diferenciados por franjas de edad, y la totalidad, el 100% de los casos en los que la edad de la persona cuidadora era de 75 y más años.

La experiencia ha permitido diseñar y testar el Cuestionario para el análisis de caso que se ha utilizado en las entrevistas mantenidas en los domicilios de las personas perceptoras de la prestación. Así mismo ha permitido constatar que la visita al entorno habitual de vida de la persona resulta determinante para una correcta intervención, en la que se incorpora a la persona cuidadora como agente clave en la atención en el entorno domiciliario.

 

Objetivos

El planteamiento del Modelo de seguimiento no pretende implantar un sistema de control/inspección de las prestaciones económicas sino una necesaria labor de supervisión de las situaciones de dependencia perceptoras de una prestación económica para cuidados en el entorno. Supervisión que se debe basar en un conocimiento en profundidad desde un inicio, acceso y asignación de la prestación, y una permanente comunicación bidireccional y colaborativa entre el Servicio Público y la familia. Relación permanente y personalizada que permitirá identificar variaciones, valorar nuevos escenarios, acordar y articular cambios etc. para buscar la mejor adecuación entre necesidades y respuestas.

El objetivo principal es:

Garantizar que la atención se presta efectivamente con la intensidad suficiente y que la calidad de la atención es adecuada. También que las personas cuidadoras ejercen su rol en condiciones adecuadas. Así como que el entorno y el contexto en el que se realizan los cuidados y la vida ofrecen la suficiente seguridad.

Por lo tanto el alcance va más allá de garantizar la calidad de vida de la persona en situación de dependencia ya que incorpora a la persona cuidadora y su ejercicio de rol, así como las posibles consecuencias derivadas del cuidado.

“Claves para la idoneidad de la PECEF” (Basado en Prestaciones económicas y otras fórmulas de asignación económica individual en los sistemas de atención a la dependencia. SIIS)

Otros objetivos del Modelo de seguimiento y supervisión son:

  • Identificar las variaciones y cambios que con el paso del tiempo se producen en las situaciones de dependencia y actuar en consecuencia.
  • Personalizar las intervenciones por parte de los Servicios Sociales en base a la diferenciación de circunstancias y contextos que caracterizan las situaciones de dependencia.
  • Optimizar los recursos, tanto de profesionales de los servicios sociales como los recursos contemplados en la Política Social en su catálogo de prestaciones y servicios.

Resultados

El/la profesional de referencia debe establecer un diagnóstico de la situación una vez analizada la información recogida por los distintos medios, BVD, cuestionario, visita etc.

No siempre resultará sencillo llegar a establecer un diagnostico con plena certeza al aplicarse un método de análisis en el que además de información objetiva se dispondrá de información derivada de la observación y percepción del profesional de referencia y que puede resultar subjetiva. La competencia profesional en el abordaje y tratamiento de los casos resulta clave en esta función de diagnóstico. Por eso el/la profesional debe tener siempre presente el marco de las prestaciones y servicios del sistema de atención a la dependencia y la finalidad de cada una de ellas. También su regulación.

Exige, además de tratar la información y relacionarla en un permanente contraste entre las cuestiones que se tratan, el considerar las acciones que puede y conviene aplicar de manera diferenciada y personalizada a cada situación (información, orientación, consejo, apoyos sea psicológico o complementarios a la labor de cuidados) y/o derivar a otras alternativas de servicios o prestaciones.

Siguiendo con el planteamiento del Modelo el/la profesional deberá llegar a establecer para cada caso un grado de adecuación. Puede haber situaciones que exijan un análisis más profundo, por determinadas causas, antes de establecer el diagnostico. Sera necesario quizás una segunda visita o un plazo de provisionalidad hasta determinar las conclusiones.